Blogs Lalibre.be
Lalibre.be | Créer un Blog | Avertir le modérateur

11/03/2017

Batería Compaq Presario R3000

Como decíamos Bebop se controla mediante wifi a través de una tableta o un smartphone. La distancia que acapara es de 300 metros, excepto cuando se activa la función del accesorio Skycontroller, compatible con iPad y tabletas de Android, que se amplía la cobertura wifi con cuatro antenas que le dan un rango de comunicación de 2 kilómetros. Además de poder controlarlo el usuario por sí mismo, el dron también lleva incorporado un GPS propio para no depender del que tiene el dispositivo que lo controla, facilitando así la creación de un trayecto de vuelo predefinido. El único problema que los expertos resaltan es la poca duración de la batería. Ésta es de 1.200 mAh, por lo que el tiempo se supervivencia ronda los 12 minutos.El dron Bebop de Parrot sale a la venta a partir de septiembre de este año y, aunque no se ha desvelado el coste del aparato, se calcula que su valor rondará el intervalo entre 300 y 1.000 dólares.

El Tribunal de Luxemburgo se pronuncia sobre casos como el del español Mario Costeja, que lucha desde hace años para que Google lo elimine de sus resultados de búsqueda.El Tribunal de Luxemburgo ha hablado: en algunas circunstancias, los ciudadanos europeos sí tienen derecho, sostiene, a que Google “se olvide” de determinados episodios de su vida y deje de mostrarlos en sus resultados de búsqueda.Según publica el diario EL PAÍS, “en determinadas condiciones”, ha dictaminado hoy el tribunal, buscadores como Google sí deberán eliminar de su lista de resultados ciertos enlaces a webs, aunque éstas estén publicadas por terceros, que contengan información concreta sobre personas.Google, piensan en Luxemburgo, es responsable de la información que aparece en sus resultados, aunque éstos remitan a webs de terceros y, además, la actividad de éste puede afectar a derechos fundamentales como el respeto a la privacidad o la protección de datos personales.

Actualización: La directora de Comunicación y Asuntos Públicos de Google para el sur de Europa, Marisa Toro, ha calificado la decisión del Tribunal de Luxemburgo como “muy decepcionante para los motores de búsqueda y editores online en general”. Este pronunciamiento de la justicia europea se produce en respuesta, precisamente, a una batería de preguntas planteada hace dos años por la Audiencia Nacional española, que entonces ya acumulaba 130 casos relacionados con el derecho al olvido.La respuesta del Tribunal de Luxemburgo, que vincula a todos los Estados miembro, señala que los afectados deberán solicitar a los responsables de los motores de búsqueda la retirada de determinados resultados y que, en el supuesto de que éstos no accedan a eliminarlos, se podrá recurrir a los tribunales. Es decir, la justicia europea ha sentado un precedente para examinar caso por caso. Se calcula que, solo en nuestro país, hoy puede haber más de 200.Las preguntas que envió la Audiencia Nacional a Luxemburgo tienen que ver con un caso concreto, el del español Mario Costeja, que pelea desde 2010, con la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) de por medio, con Google Spain para que elimine de sus resultados de búsqueda un anuncio publicado en 1998 por el periódico La Vanguardia, en el que aparecía como el propietario de varios inmuebles subastados por un embargo derivado de deudas a la Seguridad Social.

La AEPD dio entonces la razón a La Vanguardia, pero sí reclamó a Google España que retirase los datos de Mario Costeja de sus resultados de búsqueda. El gigante de Internet siempre se ha defendido alegando que opera bajo jurisdicción norteamericana, puesto que sus oficinas están en California, pero lo cierto es que comercializa en España la publicidad que aparece en las páginas de los internautas, y eso hace pensar a algunos que sí debería someterse a la legislación comunitaria. Así lo cree, por ejemplo, la justicia europea. El del derecho al olvido es un complicado debate de ida y vuelta, en el que entran en conflicto la neutralidad de la red con el derecho al honor, la intimidad y la propia imagen de los internautas. El pasado mes de junio el propio abogado general de la UE, Niilo Jääskinen, aseguró, en una declaración no vinculante, que nadie puede impedir que Google muestre en sus resultados información publicada legalmente en páginas de terceros sólo porque le afecta personalmente.“Un proveedor de servicios de motor de búsqueda en Internet ejerce legalmente tanto su libertad de empresa como su libertad de expresión cuando pone a disposición del público herramientas de localización de información en Internet basadas en un motor de búsqueda”, decía entonces Jääskinen.

El letrado también defendió en aquellos momentos que la información que Casteja desea borrar de Google solo se muestra cuando un usuario de Internet introduce el nombre y apellidos del interesado en el motor de búsqueda. Es decir, cuando “hace uso activo de su derecho a recibir información relativa al interesado desde fuentes públicas por motivos que solo él conoce”.“Estamos muy sorprendidos”, ha dicho al respecto la responsable de comunicación de Google para el sur de Europa, de que la decisión de Luxemburgo “difiera tan drásticamente de las conclusiones del Abogado General, y de las advertencias y las consecuencias que ya identificó”.La compañía americana anuncia dos nuevos ‘smartphones’: Moto G con 4G y Moto E. Con éste último Motorola se dirige al 70% de usuarios que, en todo el mundo, todavía usan móviles tradicionales.Un 70% de los usuarios de teléfonos móviles en todo el mundo –un 40% en España– no tienen smartphone, sino un dispositivo tradicional. Motorola se dirige a este público, cuya principal reticencia radica en el elevado precio de los smartphones (unos 250 euros de media) con uno de sus últimos lanzamientos, el Moto E, un dispositivo, según Juan Carlos de la Vega, director general de la compañía en España, “que supondrá el fin de los teléfonos de voz y de las pantallas pequeñas”.

El nuevo dispositivo estará disponible a lo largo de este mes en España y otros 39 países de todo el mundo a un precio más que competitivo: 119 euros. El Moto E tiene una pantalla de 4,3 pulgadas de alta resolución (con 256 ppp) y protegida con la capa de vidrio Gorilla Glass. Incorpora una batería de 1980 mAh que dura, según la compañía, todo el día, y procesador Snapdragon 200 de Qualcomm con CPU de doble núcleo y 1GB de RAM. Tiene además una cámara de 5 megapíxeles y una ranura para una tarjeta microSD (“una petición de nuestros usuarios”, según De la Vega) de hasta 32GB de memoria ampliable. Su software es la última versión de Android (4.4.2), conocida como KitKat.

No obstante, el Moto E no es la única novedad presentada hoy por Motorola. La compañía ha mejorado su Moto G, “el móvil más vendido en la historia de Motorola”, según De la Vega, y lo ha dotado de conectividad 4G. El nuevo Moto G con 4G LTE llegará al mercado el próximo mes de junio con un precio de 195 euros. No obstante, el Moto G original (que se comercializa en España desde noviembre del pasado año) seguirá disponible por 179 euros (en el mercado libre).Con estos lanzamientos la nueva Motorola persigue volver a conquistar al gran público –no hay que olvidar que fue la primera empresa de teléfonos móviles del mundo y líder de mercado durante años– con “smartphones de gran calidad y un precio competitivo”, según el portavoz. La compañía, cuya compra por parte de Lenovo a Google, su actual propietario, está en vías de aprobación por parte de las autoridades pertinentes, ha abierto sede en España el pasado mes de marzo después de abandonar este mercado (por decisión de Google) en diciembre de 2012. “Hemos reabierto la entidad en España y estamos contratando gente. Motorola ha vuelto”, aseveraba De la Vega.

Motorola ha logrado vender 6,5 millones de smartphones en todo el mundo (la mayoría Moto G) en el primer trimestre del año, un 60% más que el año anterior, y crece a un ratio del 30%, indican desde la compañía.
Una compañía desglosa el coste de todos los componentes de las gafas inteligentes de Google y estima que la pieza más cara, el procesador, no supera los 10 euros.Como ya sucediera en su momento con el iPad de Apple, alguien ha decidido “desglosar el precio” de las Google Glass, que vivieron hace poco su primera venta pública en Estados Unidos, en la que unos pocos atrevidos se hicieron con ellas por 1.500 dólares (alrededor de los 1.100 euros). El cómputo total del coste de todas las piezas que las componen, sin embargo, está por debajo de los 80 dólares, y, por tanto, de los 60 euros.La compañía especializada en el análisis de productos tecnológicos Teardown.com ha establecido en 79,78 dólares (unos 57 euros) lo que a Google le cuestan todos y cada uno de los componentes que conforman estas gafas inteligentes, cuyo precio final de venta no ha sido aún decidido.

El importe de la pieza más cara, el procesador, se queda en 13,96 dólares (unos 10 euros), mientras que la más barata es la batería, que cuesta 1,14 dólares (apenas 82 céntimos de euro). El resto oscilan entre los 1,75 dólares (1,27 euros) de los materiales de ensamblaje y los 10,79 de los conectores. La cámara cuesta 5,66 dólares (4,11 euros) y, la pantalla táctil, 3 (poco más de 2 euros).Google solo ha respondido señalando que la estimación realizada por Teardown.com no es correcta. La compañía ya ha adelantado en alguna ocasión que las Google Glass reducirán su precio una vez amorticen sus costes iniciales.En cualquier caso, a pesar de que el cálculo no tiene en cuenta dos partidas presupuestarias tan importantes como el desarrollo y la mano de obra, no deja de ser una llamada atención sobre el elevado importe de algo que no es más que un prototipo puesto a la venta para comprobar el quorum que las Glass tienen entre el púbico y obtener, así, un feedback útil por parte de sus usuarios sobre qué aspectos deben cambiar o mejorar.

Antes del 15 de abril, cuando se produjo la primera venta pública de las Glass, solo podían acceder a estas smart glasses aquellos desarrolladores que formaran parte del programa Explorers, al que habitualmente se ingresa a través de contactos o de instituciones educativas o de investigación. Google asegura que había recibido muchas solicitudes de personas que no conseguían entrar en el programa y por eso decidió abrir esta venta.Las empresas tecnológicas están preparadas para introducir un cambio radical en la fabricación de dispositivos para una amplia categoría de sectores.Las empresas tecnológicas están preparadas para introducir un cambio radical en la fabricación de dispositivos para una amplia categoría de sectores. Lentes que detecten el nivel de azúcar a través de un sensor miniaturizado de glucosa o partículas diminutas, fácil de visualizar con el smartphone, para indicar si un producto es falso o no son sólo algunas de las iniciativas más conocidas. Sin embargo lo que más destaca es la tecnología que está detrás de todo esto.Considerada ingeniería a escala muy pequeña, la nanotecnología es un área científica en continuo desarrollo que se centra en examinar las propiedades de la materia a nivel de átomos y moléculas. Una examinación tan profunda es la única forma en la que se pueden observar nuevas propiedades de las partículas, por lo tanto la información obtenida permite crear alternativas mejoradas del mismo sistema analizado. Son técnicas que prometen cambios disruptivos y tienen como objetivo principal crear un producto más rápido, más barato, más inteligente y que consuma menos energía.

  1. http://akkusmarkt.blogs.lalibre.be/
  2. http://oowerusern.top-depart.com/
  3. http://meinonline.at/profile/1018379
  4. https://akkusmarkt.wordpress.com/

Les commentaires sont fermés.